Marcelo Longobardi viajó a Paris y contó cómo es volar en plena pandemia de COVID-19

El conductor de Radio Mitre viajó para realizar una serie de entrevistas para su programa de CNN en Español

0 199.129

El periodista Marcelo Longobardi tuvo que viajar a Francia para realizar una serie de entrevistas que se emitirán en su programa por CNN en Español. Y contó cómo fue su experiencia viajando a Europa desde Buenos Aires en el medio de la pandemia de coronavirus COVID-19.

El conductor dialogó con sus compañeros de Radio Mitre sobre los pormenores del vuelo de Air France que lo llevó hacia Paris, desde donde transmitirá su programa de radio durante las próximas semanas.

“En Ezeiza no hay nadie, está prácticamente vacío, es un desierto. Está todo el mundo con barbijo y con distanciamiento social. No funciona el sistema de aduanas, está cerrado, no se puede declarar nada. Noté que el procedimiento para subir al avión es por sectores. En el avión todo el mundo está con barbijo. La tripulación también”, describió el conductor.

Para su sorpresa “el avión estaba lleno, totalmente normal”, comentó. “Cuando bajás tenés que llenar un formulario en francés, donde ponés el lugar de alojamiento y en qué asiento del avión estabas sentado, para que te contacten en el caso de que un pasajero haya dado positivo”, comentó.

“En el aeropuerto hay que tomar un tren para ir a buscar las valijas y hacer migraciones. El tren parecía el Sarmiento. Ninguna clase de distanciamiento social. No noté demasiada preocupación por parte de nadie por el amontonamiento de personas”, agregó el ex hombre de Radio 10.

“Cuando llegás a Migraciones te piden la autorización que te da el gobierno de Francia para ir al país siendo argentino, y el certificado de COVID-19, obviamente negativo, que tiene que tener 48 horas de vigencia. Ese trámite dura menos de un minuto y medio. Es un trámite migratorio normal”, completó.

El periodista también le comentó a sus compañeros de Radio Mitre que durante el viaje se encontró con el tenista Juan Martín del Potro que viajaba para ver a un médico.

“En resumen, no hay mucha diferencia con los viajes habituales, salvo el barbijo. Tomar un avión no es un episodio bélico, no es que sea una cosa normal, pero tampoco hay mucha diferencia”, finalizó.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.